A muchos otros "LAPICES DE DIOS" diseminados por el mundo, anónimos servidores de Dios que como Santa Teresa de Calcuta nos enseñan a imitar el Espíritu de Jesús. Dedico este espacio al Padre Osvaldo Ramirez, sacerdote escolapio, que me enseñó -en medio de mis cruces- que podemos ser "amigos de la Cruz" sirviendo a Dios, pues no hay privilegio mas hermoso para un verdadero cristiano. No solo basta decir:-"Yo Creo", mas bien hay que demostrarlo en los valores de la caridad, el servicio, la oración, la confianza y la misericordia de Dios...
(mi perfil)

LA PAZ

La paz y la guerra empiezan en el hogar.
Si de verdad queremos que haya paz en el mundo,
empecemos por amarnos unos a otros
en el seno de nuestras propias familias.
Si queremos sembrar armonía y paz alrededor nuestro,
es necesario que cada familia viva feliz"


Las palabras de Cristo son muy claras,pero debemos entenderlas como una realidad viviente. Cuando El habla de hambre, no habla solamente del hambre de pan, sino hambre de amor, hambre de ser comprendido, de ser querido. El experimentó lo que es ser rechazado porque vino entre los suyos y los suyos no lo quisieron. Y El conoció lo que es estar solo, abandonado. Este hambre de hoy, que esta rompiendo vidas en todo el mundo destruyendo hogares y naciones, habla de no tener hogar, no solo un techo, sino el anhelo de ser aceptado, de ser tratado con compasión y que alguien abra nuestro corazón para recibir al abandonado...

IN MEMORIAM

GRACIAS, MADRE TERESA, POR SER EL EJEMPLO VIVIENTE
DE LO QUE DEBE SER UN VERDADERO CRISTIANO!



SIEMPRE ADMIRE ESA MANERA TAN INTENSA CON LA QUE LA MADRE
ADORABA A JESUS: SU AMOR POR EL ERA TAN ABSOLUTO Y TAN PLENO,
QUE EN CADA CONTACTO CON UN ENFERMO, MORIBUNDO O POBRE,
SENTIA QUE ACARICIABA AL MISMO JESUS...
Y A SU VEZ JESUS LA TOCABA TRAVES DE ELLOS...
ESO ES AMOR VERDADERO!

video

TESTIMONIOS DE FE Y MILAGROS

MILAGROS CONCEDIDOS:
CAUSAS DE BEATIFICACION (5 VIDEOS)





EL LEGADO DE LA MADRE TERESA:
SUS PENSAMIENTOS (4 VIDEOS)

MODELO A IMITAR



Queridos amigos: les estoy pidiendo la bendición de Dios para todos aquellos que están tomando parte de la IV Conferencia de la mujer en Beijing. Espero que esta Conferencia ayudará a todo el mundo a conocer, amar y respetar el lugar especial de las mujeres en el Plan Divino, de manera que puedan cumplir este plan en sus vidas.

¿Por qué nos hizo Dios "hombres y mujeres"?

No entiendo porqué algunas personas dicen que la mujer y el hombre son exactamente lo mismo y niegan las bellas diferencias entre hombres y mujeres. Todos los dones de Dios son buenos, pero no todos son iguales. A menudo digo a las personas que me dicen que ellos quisieran servir a los pobres como yo lo hago: "Lo que yo hago, tú no lo puedes hacer, y lo que tú haces yo no lo puedo hacer. Pero juntos podemos hacer algo bello para Dios." Así sucede también con las diferencias entre mujeres y hombres. Dios ha creado cada uno de nosotros, cada ser humano, para cosas muy grandes, para amar y para ser amado. Pero ¿por qué Dios nos hizo a algunos hombres y a otras mujeres? Porque el amor de la mujer es una imagen del amor de Dios. Y el amor del hombre es otra imagen del amor de Dios. Ambos son creados para amar, pero cada uno de una manera diferente. Mujer y hombre se completan mutuamente, y juntos muestran el amor de Dios más plenamente que cualquiera de los dos puede hacerlo solo.

La maternidad: el don de Dios para las mujeres

Ese poder especial de amar que pertenece a la mujer, es visto más claramente cuando ella se convierte en madre. La maternidad es el don de Dios para las mujeres. ¡Qué agradecidos tenemos que ser con Dios por este magnífico regalo que trae tanta alegría a todo el mundo, tanto a mujeres como a hombres! Sin embargo, podemos destruir este regalo de la maternidad, especialmente con el mal del aborto, pero también cuando pensamos que otras cosas, como empleos o posiciones, son más importantes que el amar, que darse uno mismo a los demás. Ningún trabajo, ningún plan, ninguna posesión, ninguna idea de libertad puede tomar el lugar del amor. Por tanto, cualquier cosa que destruya el don de Dios de la maternidad destruye su más precioso don a las mujeres la habilidad de amar como mujer.

Aceptarme como fui creado

Dios nos dijo "Ama a tu prójimo como a ti mismo". Entonces primero debo amarme yo mismo correctamente y luego amar a mi vecino de igual manera. ¿Pero cómo puedo amarme a mí mismo a menos que me acepte como fui creado por Dios? Aquellos que niegan las bellas diferencias entre hombres y mujeres no se están aceptando a sí mismos como Dios los creó, y por lo tanto no pueden amar a su prójimo. Ellos solamente traerán división, tristeza y destrucción de la paz al mundo. Por ejemplo, como he dicho con frecuencia, el aborto es el mayor destructor de la paz en el mundo hoy, y aquellos que quieren borrar las diferencias entre mujeres y hombres están todos a favor del aborto.

El padre y la madre son reflejos el amor de Dios

En lugar de muerte y tristeza, traigamos paz y alegría al mundo. Para hacer esto debemos rogar a Dios por su don de la paz y aprender a amar y aceptar a los demás como hermanos y hermanas, hijos de Dios. Sabemos que el mejor sitio para que los niños aprendan a amar y a rezar es en la familia, viendo el amor y la oración de su madre y su padre. Cuando las familias están rotas o desunidas, muchos niños crecen sin saber como amar ni rezar. Un país donde muchas familias han sido destruidas así, tendrá muchos problemas. Yo he visto mucho, especialmente en los países ricos, cómo los niños se entregan a las drogas o a otras cosas para escapar del rechazo y del sentimiento de no ser amados. Pero cuando las familias son fuertes y unidas, los niños pueden ver el amor especial de Dios en el amor de su madre y su padre y pueden crecer para convertir su país en un lugar amoroso y de oración. El niño es el mejor regalo de Dios a la familia y necesita tanto a la madre como al padre, porque cada uno muestra el amor de Dios de una manera especial. La familia que reza unida, permanece unida y si permanece unida, se amarán entre sí como Dios ha amado a cada uno de ellos. Los trabajos del amor son siempre trabajos de paz. Entonces, mantengamos la alegría de amar en nuestros corazones y compartamos esta alegría con todos los que encontremos.

Mis oraciones para todos los delegados y para todas las mujeres que la Conferencia de Pekín está tratando de ayudar, para que cada una pueda ser humilde y pura como María, para poder vivir en el amor y la paz con todos, y que hagan a nuestras familias y a nuestro mundo algo bello para Dios.

Que Dios los bendiga, Madre Teresa, M.C.

Recemos.... Todo por la gloria de Dios y el bien de las almas.

(Su mensaje en la 4º Conferencia Mundial de la Mujer, Pekin 1995)


"VEN Y SE MI LUZ"

NUEVO LIBRO "VEN Y SE MI LUZ"
(basado en las cartas personales de la Madre Teresa)

video

La Madre Teresa era una persona que fascinaba y todavía fascina a mucha gente en todo el mundo, era una persona muy conocida y muy admirada, pero aún así, fue capaz de esconder su vida más íntima en lo que concierne a su relación con Jesús. Gracias a los sacerdotes y arzobispos jesuitas de Calcuta, cuando hemos empezado la causa de canonización de la Madre Teresa, en el año 1999 tuvimos que empezar a recoger documentos, tuvimos que ir a los archivos de los jesuitas y del arzobispado de Calcuta. Cuando nos entregaron las cartas que había allí, es cuando hemos descubierto que había cosas que ni siquiera las Hermanas más cercanas a ella conocían. Y por estas cartas podemos entender o ver mejor como fue la Madre antes de la Fundación de las Hermanas y podemos ya conocer mejor la profunda relación que tenía con Jesús.

Ella misma no quería que estas cartas se dieran a conocer ni se publicaran, pero los jesuitas han entendido, que su experiencia no fue una experiencia simplemente para ella, la Iglesia nos enseña que el carisma (la gracia que un fundador o una fundadora recibe) es más para los demás, para la Iglesia, que para ella misma.

Pensando en el futuro de la Congregación, se creyó que era mejor conservarlas, y teniendo en cuenta que la Madre Teresa hoy es Beata y que será Santa en un futuro, vemos que el legado que la Madre Teresa ha dejado no es solo para la familia de las Misioneras de la Caridad, sino para el bien de la Iglesia.

Se ha publicado este libro recientemente "Ven y se mi luz", cuyo título son las mismas palabras que Jesús le dijo a la Madre en el año 47, pero antes de hablar de este periodo de su vida, hay 3 aspectos que las cartas nos revelan y como muestran que ya siendo Hermana del Loreto estaba ya muy avanzada en la vida espiritual.
En el año 42, cuando la Madre estaba todavía en Loreto, 5 años después de sus votos finales, cada año en su retiro anual tenía la práctica de darle algo especial a Jesús y ese año hizo el voto de "no negarle nunca nada a Dios", bajo pena de pecado mortal. O sea que, si ella no lo cumplía, la consecuencia sería separarse de Dios, y era tal el amor que le tenía que hizo ese voto.
Cuatro años después, en el tren de Calcuta a Darjeeling recibió la inspiración para empezar esta obra para los más pobres de entre los pobres. Antes no sabíamos nada de los detalles de lo que pasó en ese día y en estas cartas nos dicen que empezó el 10 de septiembre, Jesús le habló, fue una locución interior, no escuchó las palabras de Jesús como desde fuera, pero en su interior escuchó estas palabras de Jesús con su voz.
Le pidió salir del Loreto y empezar su trabajo con los más pobres de entre los pobres. Ella escribió después notas de todo esto y las cartas que ella escribió al Arzobispo de Calcuta en enero y diciembre del 47. En estas cartas podemos leer el diálogo entre Jesús y Madre Teresa, y las primeras palabras que Él le dice se refieren al voto que ella hizo años atrás "¿No me vas a negar esto a mi? Te estoy pidiendo esto...no te vas a negar a hacer esto por mi".
Ella obviamente, no se podía negar a hacer lo que seguro era la voluntad de Dios, entonces Jesús estaba hablando con la Madre Teresa, no solo ese día 10 de septiembre, sino que continúo durante varios meses, y las últimas palabras fueron en agosto del 47. Entre esas palabras encontramos el siguiente texto:- "Ven se mi luz, no puedo ir solo, ellos -los pobres- no me conocen, y por lo tanto, no me quieren. Tú, llévame con ellos, deseo entrar en sus tugurios, en sus oscuros e infelices hogares"-

Y por eso en septiembre del 47 y durante 6 meses, la Madre Teresa experimentó una unión mística con Jesús, cuando tenía solo 36 años. Años más tarde escribió a uno de los jesuitas diciendo:-"Simplemente, Él se me manifesto en plenitud"-. Y también, su confesor, el Padre Van Exem escribió al Arzobispo de Calcuta diciendo que "la Madre tenía una continúa, profunda e intensa unión con Dios". Ella habló ya en Loreto durante dos años, de la oscuridad: la noche oscura es aún necesaria para llegar a esta unión total con Dios.

Y eso es algo muy normal, Madre Teresa después de esta noche oscura, experimentó un terrible sentido de pérdida, soledad, sentía que Jesús ya no la quería y ella deseaba amar a Jesús con todo su ser y con todo su corazón, siguiendo a Sta. Teresita de Lisieux, que vivió solamente por amor a Él.
Ella fue una mujer enamorada de Jesús, en su consagración religiosa tomó ese voto, había experimentado esa intimidad con Jesús y sintió como había desaparecido, no fue una crisis de fe, fue una PRUEBA de fe. No hubo ni un solo segundo en el que ella pensara "tal vez Dios no exista", no fue nada de eso, creo que siendo una prueba de fe, fue más aún una prueba de Amor. Ella quería amar a Jesús, pero a Jesús crucificado.

Después decía que la pobreza más grande es "no sentirse amado, querido, o que nadie se preocupa por nosotros" y eso es lo que experimentaba en su relación con Jesús, el aspecto que une todos los elementos de su vida "La sed de Jesús en la Cruz", por eso en cada capilla de los Misioneros y Misioneras de la Caridad están escritas estas palabras "Tengo Sed".
Esta imagen de Sed quiere expresar la intensidad del anhelo de Jesús, de Su amor por nosotros y también lo que quiere nuestra salvación y nuestra santificación. La Madre hablaba de su sed dolorosa. Y como respuesta a este intenso amor de Jesús por nosotros, ella quería responder con todo su amor posible, por eso decía que el fin de la Congregación era:- "Saciar la sed de Jesús en la Cruz por amor y por las almas"-.

Su relación personal con Jesús fue la manera de saciar la sed de Jesús por amor a El, saciar la sed que Jesús sentía por las almas al servir a los pobres. Cuando estamos hablando de la noche oscura, especialmente en los años después de su unión con Jesús, en que estaba viviendo como Misionera de la Caridad, fue su manera de vivir su unión con Jesús.

Hay otros santos, como Sta. Teresita de Jesús que también experimentaron una noche oscura como parte o después de su unión mística, y por eso no es simplemente la noche oscura, es la noche oscura como manera de vivir la unión, llegando a esta unión contemplativa, se puede vivir en varios momentos o ritmos, consolación, alegría de experimentar esta unión, pueden ser también momentos de sequedad y también un anhelo intenso de Dios.
La Madre en el año 58 ya no experimentó esta consolación de unión, y esto no significa que perdiera la fe, sino que vivió, como ella decía, una fe ciega, una fe pura. También habló de una unión continua, también escribió a un jesuita:-"No puedo decir que estoy distraída, porque mi mente y mi corazón, están continuamente con Dios"-.

Pero al inicio, en los años 50 aceptaba esta experiencia porque era para ella la voluntad de Dios para su persona, tal y como ella había profesado en su voto del año 42.Pero después de 11 años un jesuita, la ayudó a entender esta experiencia como parte de su vocación o como parte del carisma que había recibido, le dijo que:- "Era el legado espiritual de su labor"-.

Uno de estos los jesuitas le dijo que tal vez sería una ayuda para ella escribirle directamente a Jesús, por eso existen estas cartas, exactamente en una de ellas dice:- "En tu llamada me has dicho que tendría que sufrir mucho". Y cuando ella entendió eso, escribió que eso que ella había vivido era una pequeña parte del dolor que Jesús había experimentado en la Tierra y ahora Él quería tener esa experiencia a traves de ella, y por eso, más que nunca quería entregarse a Dios y a su voluntad.

ENTREGA TOTAL

La madre Teresa se consideraba
un simple instrumento en las manos del Señor:
“UN LAPIZ EN SUS MANOS”
El mérito nunca es del lápiz, sino de quien escribe.
De esta convicción profunda nacía
su ilimitada confianza en la Gracia Divina.

"SEÑOR, SOY TUYA: HAZ DE MI LO QUE QUIERAS..." Esta es, hermano, nuestra fuerza y ésta es la alegría del Señor. El abandono total en Dios consiste en darse a Dios en forma plena, porque Él se dio a nosotros primero. Y debemos entregarnos de manera absoluta si queremos responder a la magnitud de su entrega hacia nosotros. Sólo si renuncio a mí misma puedo llevar a Dios a vivir en mí. Cuando renuncio ofrezco mi libre voluntad, mi razón, mi propia vida. Y todo por amor, ya que cuanto más renunciamos a nosotros mismos, más podemos amar. Existe el peligro de olvidar que somos pecadores. Si vivimos inmersos en nuestros pecados, entre Cristo y yo se produce un vacío, cuando mi amor está dividido, nada puede llenar tal vacío. Hemos de sentir necesidad de hacer que la sangre de Cristo lave nuestros pecados. El mejor examen de conciencia es preguntarse al final del día: "¿Qué he hecho hoy con Jesús? ¿Qué he hecho hoy para Jesús? ¿Qué he hecho hoy como Jesús?” Bastará simplemente mirarnos las manos, pedirle perdón. Reconocer nuestros pecados fortalece el alma, pues un arrepentimiento sincero (de un hijo que reconoce su pecado y retorna al Padre) produce siempre humildad y la humildad es fuerza. Pongan en primer lugar la confesión y sólo después pidan una dirección espiritual, si es necesario. Tu vocación consiste en pertenecer a Jesús. Tu servicio es sólo tu forma concreta de expresar tu amor a Jesús. Por ello, no interesa demasiado determinar a quiénes dedicas tu labor, a condición de que la realices por El, de que lo hagas con El. Esta es, en realidad, la forma de cumplir tu vocación, tu penitencia a Cristo. Cristo se convirtió en el Pan de Vida porque comprendió la necesidad, el hambre que teníamos de Dios. Y nosotros debemos comer este Pan y la bondad de su amor para poder compartirlo. La eucaristía es el signo más tangible del amor de Dios por el hombre, ya que renueva permanentemente su sacrificio por amor a nosotros, es el misterio de nuestra unión profunda con Cristo. Nuestra vocación consiste en pertenecer a Jesús. Si día tras día nos consagramos eternamente al cumplimiento perfecto de nuestros deberes espirituales, Dios nos hará entrar gradualmente en una intimidad más profunda para tener mas conciencia de Su Presencia Divina. El propósito es el empeño de progresar en la conciencia y el amor de Dios, de purificar nuestra propia persona, de enmendar y transformar nuestra vida en conformidad con la vida de nuestro modelo, Jesucristo. Jesús nos ha elegido para Sí: le pertenecemos y tenemos que estar tan convencidos de Su presencia, que no permitamos que nada, ni lo más insignificante, nos aparte de su posesión, de su amor.
video

SERVIR CON ALEGRIA


"Quien no sirve para servir, no sirve para vivir"


El que tiene a Dios en su corazón, desborda de alegría. La tristeza, el abatimiento, conducen a la pereza, al desgano. Nuestra alegría es el mejor modo de predicar el cristianismo. Al ver la felicidad en nuestros ojos, tomarán conciencia de su condición de hijos de Dios. Pero para eso debemos estar convencidos de eso. Superemos siempre el desaliento... nada de esto tiene sentido si comprendemos la ternura del amor de Dios. La alegría del Señor es nuestra fuerza. Todos nosotros, si tenemos a Jesús dentro nuestro, llevamos la alegría como novedad al mundo. La alegría es oración, la señal de nuestra generosidad, de nuestro desprendimiento y de nuestra unión interior con Dios. Cuando nos ocupamos del enfermo y del necesitado, estamos tocando el cuerpo sufriente de Cristo y este contacto se torna heroico; nos olvidamos de la repugnancia que hay en todos nosotros. Preferiría cometer errores con gentileza y compasión antes que obrar milagros con descortesía y dureza. Qué descuido podremos tener en el amor? tal vez en nuestra propia familia haya alguien que se sienta solo, alguien que este viviendo una pesadilla, alguien que se muerde de angustia, y estos son indudablemente momentos bien difíciles para cualquiera. El amor no puede permanecer en sí mismo. No tiene sentido. El amor tiene que ponerse en acción. Esa actividad nos llevará al servicio. Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto para llenar el corazón del que amamos. Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido.

video

LA MISERICORDIA DE DIOS


"Mira que estoy a la puerta y llamo..." (Apocalipsis 3, 20)

Es verdad. Estoy a la puerta de tu corazón, de día y de noche. Aún cuando no estás escuchando, aún cuando dudes que pudiera ser yo, ahí estoy: esperando la más pequeña señal de respuesta, hasta la más pequeña sugerencia de invitación que Me permita entrar. Quiero que sepas que cada vez que me invitas, yo vengo siempre, sin falta. Vengo en silencio e invisible, pero con un poder y un amor infinitos, trayendo los muchos dones de Mí Espíritu. Vengo con Mi misericordia, con Mi deseo de perdonarte y de sanarte, con un amor que va más allá de tu comprensión. Un amor en cada detalle, tan grande como el amor que he recibido de Mi Padre ("Yo los he amado a ustedes como el Padre me ama a mí..." [Jn. 15,10]). Vengo deseando consolarte y darte fuerza, levantarte y vendar todas tus heridas. Te traigo Mi luz, para disipar tu oscuridad y todas tus dudas. Vengo con Mi poder, que me permite cargarte a ti: con Mi gracia, para tocar tu corazón y transformar tu vida. Vengo con Mi paz, para tranquilizar tu alma". Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él. La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan. Solo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas. No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón. Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo. Solo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino. Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo aquella puerta que se cerró que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros. No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero tampoco sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos. Espero que tengas suficiente felicidad para hacerte dulce. Suficientes pruebas para hacerte fuerte. Suficiente dolor para mantenerte humano. Suficiente esperanza para ser feliz.

video

MANSOS Y HUMILDES

Dios no puede derramar algo donde ya está todo lleno de otras cosas. Jesús lo dijo: "No se puede servir a dos señores", refiriéndose a Dios y al dinero. La pobreza, el desprendimiento de todo lo que nos ata y nos aleja de Dios, sea o no material, nos deja "vacíos". Vacíos para que Dios puede entrar plenamente en nuestro corazón. Las cosas deben ser siempre un medio, nunca un fin en sí mismas. Existe el peligro de olvidar que somos pecadores. Si vivimos inmersos en nuestros pecados, entre Cristo y yo se produce un vacío, cuando mi amor está dividido, nada puede llenar tal vacío. Hemos de sentir necesidad de hacer que la sangre de Cristo lave nuestros pecados. El mejor examen de conciencia es preguntarse al final del día: "¿Qué he hecho hoy con Jesús? ¿Qué he hecho hoy para Jesús? ¿Qué he hecho hoy como Jesús?” Bastará simplemente mirarnos las manos, pedirle perdón. Reconocer nuestros pecados fortalece el alma, pues un arrepentimiento sincero produce siempre humildad y la humildad es fuerza.

video

EL FRUTO DEL SILENCIO

"El fruto del silencio es la oración.
El fruto de la oración es la fe.
El fruto de la fe es el amor.
El fruto del amor es el servicio.
El fruto del servicio es la paz"



Jesus tiene sed de nuestro amor, de nuestras almas, de nuestro perdón. Nos moviliza para que entendamos como imitarlo, nos invita a la santidad. El camino a la santidad comienza dejándonos vaciar y dejándonos transformar por el mismo Jesús, para que Él llene nuestro corazón y podamos luego dar de nuestra abundancia. Buscándolo, porque su conocimiento nos hará fuertes. Amándolo sin mirar atrás, sin temores, creyendo que sólo Jesús es la vida. Sirviéndolo, rechazando y olvidando todo lo que nos atormenta, porque es Él quien nos ayudará en el camino elegido. No estamos solos. Confiemos en Él. Nuestro examen de conciencia es el espejo en el que vemos nuestros logros y nuestras dificultades. Por eso debemos afrontarlo con sinceridad y amor. No perdamos el tiempo mirando nuestras propias miserias; elevémonos en la luz de Dios y busquemos la manera de hacer las cosas cada vez mejor. Conocerse a sí mismo es muy importante para el amor, porque conocer a Dios trae el amor, y conocernos a nosotros mismos, la humildad. Por eso los santos pueden decir que se sienten grandes criminales, porque vieron a Dios y se vieron a sí mismos, y notaron la terrible diferencia. Las críticas no son otra cosa que orgullo disimulado. Un alma sincera para consigo misma nunca se rebajará a la crítica. La crítica es el cáncer del corazón. Jesus nos pide un corazón limpio, sin odios ni resentimientos, Sin orgullo ni vanidades. Un corazón manso, humilde, predispuesto a la oración y el silencio.


El silencio es lo más importante para orar. Las almas de oración son almas de profundo silencio. Y lo necesitamos para poder ponernos verdaderamente en presencia de Dios y escuchar lo que nos quiere decir. Este silencio debe ser tanto exterior como interior, dejando de lado nuestras preocupaciones. Debemos acostumbrarnos al silencio del corazón, de los ojos y de la lengua. El silencio de la lengua nos ayuda a hablarle a Dios. El de los ojos, a ver a Dios. Y el silencio del corazón, como el de la Virgen, a conservar todo en nuestro corazón. Dios es amigo del silencio, que nos da una visión nueva de las cosas. No es esencial lo que nosotros decimos, sino lo que Dios nos dice a través de nosotros. La Misa es el alimento espiritual que me sustenta y sin el cual no podría vivir un solo día de mi vida. Jesús está siempre allí, esperándonos. La cosa más importante no es lo que decimos nosotros, sino lo que Dios nos dice a nosotros. En el silencio nosotros escuchamos su voz. Debemos amar la oración. La oración dilata el corazón hasta el punto de hacerlo capaz de contener el don que Dios nos hace de Sí mismo. Resulta muy difícil predicar cuando no se sabe cómo hacerlo. Para ello, el primer medio que debemos emplear es el silencio. El silencio de la boca nos enseñará muchísimas cosas: a hablar con Cristo, a estar alegres en los momentos de desolación, a descubrir muchas cosas prácticas para decir. Guardemos, entonces, el silencio de los ojos, el cual nos ayudará siempre a ver a Dios. Los ojos son como dos ventanas a través de las cuales Cristo y el mundo penetran en nuestro corazón. El silencio de la mente y del corazón: la Virgen María conserva cuidadosamente las cosas en su corazón. Este silencio la aproximó tanto al Señor que nunca tuvo que arrepentirse de nada. El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas.

video

PEQUEÑAS GOTAS

"Que cada accion nuestra sea una gotita de agua
en el inmenso mar de la Paz de Dios"


Para que una lámpara esté siempre encendida, no debemos de dejar de ponerle aceite. Darle a alguien todo su amor nunca es garantía de que te retribuyan ese amor, pero no esperes eso: sólo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo. Hay cosas que te encantaría oír, que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón. No digas adiós si todavía quieres tratar. Nunca te des por vencido si sientes que puedes seguir luchando. Nunca le digas a una persona que ya no la amas, si no puedes dejarla ir. El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado. A aquel que aun cree, aunque haya sido traicionado. A aquel que todavía necesita amar, aunque antes haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para reconstruir la confianza. Hemos de amar a Dios haciéndonos cargo de las ofensas que le hemos provocado.


Seamos fieles en las cosas pequeñas, porque ahí está nuestra fortaleza. Miremos el ejemplo de la lámpara que arde por pequeñas gotitas de aceite y sin embargo, da mucha luz. Las gotitas de aceite de nuestras lámparas son las cosas pequeñas que realizamos diariamente: la fidelidad, la puntualidad, las palabras bondadosas, las sonrisas, nuestra actitud amorosa hacia los demás. No hay nada que sea pequeño a los ojos de Dios y Él mismo se tomó la molestia de hacerlas para enseñarnos cómo actuar. Por eso se transformaron en infinitas. Las tentaciones las tenemos todos. Pero si Jesús es una realidad viviente en mi vida, entonces ya no tengo miedo. Somos pequeños instrumentos que en las manos de Dios pueden hacer milagros. Empieza transformando todo lo que haces en algo bello para Dios. Cuando recibimos aunque sólo sea una pequeña observación poco caritativa, o cuando nos sentimos víctimas de una falta de consideración, con qué facilidad nos olvidamos de que éste es justamente el momento de compartir con Él la ofensa y el sufrimiento! Recuerden que la Pasión de Cristo desemboca siempre en la alegría de la Resurrección, para que cuando sientan en su corazón los sufrimientos de Cristo, tengan bien presente que luego llegará la resurrección. Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que volvamos a Él y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control y podemos confiar plenamente en Él. "Ejercitense en el sufrimiento, porque cuando fijen su mirada en la cruz, verán que El Señor tiene inclinada la cabeza porque quiere besarlos y tiene los brazos abiertos porque quiere abarcarlos en un fuerte abrazo. Lo han comprendido, hermanos? Sufrimiento, dolor, humillación, son besos de Jesús. Acérquense tanto a Jesús en su Cruz, para que pueda besarlos..."

video

LA FUERZA DE LA ORACION


..."Te he esculpido en la palma de mi mano..."


Cada vez que decimos el Padre nuestro, Dios mira sus manos donde que nos ha plasmado: mira Sus Manos y nos ve en ellas. Qué maravillosos son la ternura y el amor de Dios!

La oración ensancha el corazón, hasta hacerlo capaz de contener el don de Dios. Sin Él, no podemos nada. Las palabras que no procuran la luz de Cristo no hacen más que aumentar en nosotros la oscuridad y la confusión.

Orar a Cristo es amarlo y amarlo significa cumplir sus palabras. La oración significa para mí la posibilidad de unirme a Cristo las 24 horas del día para vivir con Él, en Él y para Él.

Si oramos, creemos. Si creemos, amamos. Si amamos, servimos.

Oren sencillamente como los niños, movidos por un fuerte deseo de amar mucho y de convertir en objeto de propio amor a aquellos que no son amados, conscientes de nuestra unión con Cristo, así como El tenía conciencia de ser uno con el Padre.

Nuestra actividad no será completa si no le permitimos a Dios obrar en nosotros, gracias a su poder, a sus planes y a su amor. "En El vivimos, nos movemos y existimos".

La plegaria perfecta consiste en el fervor del deseo que eleva los corazones hasta Jesús. Nunca debiéramos ceder a la costumbre de aplazar nuestra oración, sino hacerla con la comunidad.

Nuestras acciones sólo pueden producir reales frutos, cuando son expresión verdadera de una plegaria sincera. Dios se compadece de la debilidad pero no quiere el desánimo. La oración ensancha el corazón delicado hasta el punto de estar en condiciones de acoger el don de Dios.

La oración que brota de nuestra mente y de nuestro corazón y que recitamos sin necesidad de leer en ningún libro se llama oración mental y es una gran aliada de la pureza de alma.

Sólo por medio de la oración mental podemos cultivar el don de la oración. Si a ustedes les resulta difícil orar, rueguen insistentemente: "¡Jesús ven a mi corazón, quédate dentro de mí y reza conmigo, enséñame a orar".

Una plegaria que brota del corazón y debe ser capaz de tocar el corazón de Dios! Lo único que Jesús nos pide en todo momento es que nos entreguemos absolutamente a Él, que confiemos en Él plenamente, renunciando a nuestros deseos para cumplir con el camino que nos va trazando.

No es necesario que veamos claro si vamos progresando o no en el camino de la santidad. Lo importante es ir caminando en el Señor.


video

ALGO BELLO PARA DIOS


Algo Bello para Dios

Lo que yo puedo hacer, tu no puedes.
Lo que tu puedes hacer, yo no puedo.
Pero juntos podemos hacer algo bello para Dios.
Hay una inmensa hambre de amor.
Existen pobres hasta en tu propia familia.
Búscalos y ámalos. Al amarlos, estarás amando a Dios.
Veo a Dios en cada ser humano.
Cuando curo las heridas de los leprosos, siento que estoy
Cuidando al Señor. Es una hermosa experiencia.
No se trata de cuánto hacemos, sino, con cuanto amor lo hacemos.
No se trata de cuánto damos, sino, con cuanto amor damos.

Algo Bello para todos


Santa Teresa de Calcuta, Tu permitiste
que el sediento amor de Jesús en la cruz
se convirtiera en una llama ardiente en tu corazón,
tu vocación de amor te permitió compartir tu vida
con los más pobres de los pobres. Al hacer esto te convertiste
en la luz del amor de Jesús hacia todas las personas.
Enséñanos, mediante la comunión con Jesús, a permitirle
penetrar en nuestro ser de tal manera que nuestras vidas reflejen
Su luz y amor hacia los demás, como lo hiciste tu.
Inspíranos a amar profundamente a la Madre de Dios,
Tal como tu amas a María. Bendice nuestros actos de amor,
nuestro servicio a los demás que en nosotros buscan esperanza.
Santa Teresa de Calcuta, ruega por nosotros. Amén.

DERECHO A LA VIDA

"RECHAZAR UNA VIDA ES RECHAZAR A DIOS"

  • Toda vida es la vida de Dios que se hace presente entre nosotros, aún en un niño que todavía no ha nacido. Nadie tiene derecho a levantar su mano para segarla. El grito de esos inocentes que son asesinados antes de nacer debe llegar hasta Dios. Toda vida pertenece a Dios, y si Jesús nos dijo que somos más importantes a los ojos de su Padre que todo lo creado y Él cuida eso, cuánto más cuidará de nosotros!
  • El aborto va contra el mandamiento del amor. El aborto mata la paz del mundo...Es el peor enemigo de la paz, porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte? ¿Qué te impide matarme? Ya no queda ningún impedimento.
  • A todos los jóvenes les digo: Ustedes son el futuro de la vida familiar; son el futuro de la alegría de amar. Mantengan la pureza, mantengan ese corazón, ese amor, virgen y puro, para que el día en que se casen puedan entregar el uno al otro algo realmente bello: la alegría de un amor puro. Pero, si llegan a cometer un error, les pido que no destruyan al niño, ayúdense mutuamente a querer y a aceptar a ese niño que aún no ha nacido. No lo maten, porque un error no se borra con un crimen.
  • La vida del fruto de ese amor pertenece a Dios, y ustedes tienen que protegerla, amarla y cuidarla. Porque ese niño ha sido creado a imagen y semejanza de Dios y es un regalo de Dios. La vida de cada ser humano, como que ha sido creación de Dios, es sagrada y de infinito valor, porque El nos ha creado a todos, incluso al niño recién concebido.

  • La imagen de Dios está en ese niño que aún no ha nacido. Por eso, aquellas naciones que destruyen la vida legalizando el aborto son las más pobres, porque temen alimentar a un niño más y por eso agregan un cruel asesinato más a este mundo.
  • En Calcuta tratamos de combatir el aborto mediante la adopción. En muchos de los centros para niños que tenemos por toda la India nunca tuvimos que rechazar a ningún niño y todos están felices en sus nuevos hogares.
  • Es maravilloso pensar que Dios ha creado a cada niño. Leemos en las Escrituras que Dios nos dice: "Aún si una madre llegara a olvidar a su hijo, yo no te olvidaré. Te llevo grabado en la palma de mi mano. Eres valioso para mí. Y te he llamado por tu nombre."
  • Los gritos de los niños cuyas vidas han sido truncadas antes de su nacimiento, hieren los oídos de Dios. Muchos estan muy preocupados por los niños de la India o de Africa que mueren por desnutrición o hambre. Pero hay millones deliberadamente eliminados por el aborto. Por eso elevo mi voz en la India y en todas partes; hagamos que todo niño, nacido o no, sea un niño deseado.
  • El aborto va en contra del mandamiento del amor. Si los países ricos permiten el aborto, son los más pobres, porque han legalizado el homicidio. Jesús entregó su vida por amor a nosotros. Así, una madre que está pensando en abortar debería ser ayudada a amar, a poner en segundo lugar sus proyectos y su tiempo libre para respetar la vida de su hijo. También el padre del niño, quien quiera que sea, debe mostrarse disponible.
  • Todo país que acepta el aborto es porque su gente no ha aprendido a amar, sino que recurre a la violencia para obtener lo que quiere. Jesús dijo: "El que recibe a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe."
  • Al adoptar un niño, esas parejas reciben a Jesús; por el contrario, al abortar, rechazan a Jesús. No maten a los niños, yo los quiero. Con mucho gusto acepto todos los niños que morirían a causa del aborto. El aborto empobrece a la gente desde lo espiritual; es la peor pobreza y la más difícil de superar.
  • Cuando le dicen a la Madre Teresa que hay demasiadas criaturas en la India, ella responde: ¿Piensa usted que hay demasiadas flores en el campo? ¿Demasiadas estrellas en el cielo? Mire a esta niña, es portadora de la vida: ¿no es una maravilla? ¿Cómo no quererla? El aborto es un homicidio en el vientre de la madre. Una criatura es un regalo de Dios. Si no quieren a los niños, dénmelos a mí.

video

mi perfil

Mis espacios

http://santuariodelavida.blogspot.com http://buenospropositos.blogspot.com
-click en cada imagen-